Cuando necesites desahogarte, contar algo…

Esta semana han entrado varias llamadas que nos han llamado la atención. Personas que llaman preocupadas por algún/a colega de esos que hay en todas las cuadrillas, que se les ve tristes y con pinta de estar pasándolo mal, pero que dicen que están bien…

Una llamada en concreto, nos explicaba el caso de una chica a la que veían lo pasaba mal, pero ella no contaba nada y sus amigas no sabían cómo ayudarla, si es que se podía….

Es una situación que preocupa, pero hay veces que cuando alguien está mal y nos dice que no quiere contarlo, lo máximo que podemos hacer es ofrecernos a escucharla cuando esa persona esté lista, cuando reúna fuerzas y sea el momento de abrirse y contarlo., estar cerca y dejarla que tome la decisión.

Pues bien, parece que algunas personas en estas vacaciones, han roto la coraza y lo han dicho, que necesitaban desahogarse, que lo estaban pasando muy mal y que gracias por darles tiempo para reflexionar y armarse de valor para sacar eso que tenían dentro atascado.

Lo que suele preocupar en esos momentos es:

¿Qué haces? ¿Qué dices en una situación así? ¿Cómo sé si lo que hago o digo está bien?.

Muchas veces recomiendo dejarse guiar por el corazón.

La amistad y la sinceridad con la que le dices “Cuenta conmigo”. “Si puedo ayudarte dímelo”. “Hablar, escucharte, acompañarte, lo que quieras, esperaré a que sea tu momento…” cuando es de verdad y sale de dentro es el mejor bálsamo para un alma que sufre. Un abrazo (calor) y un deseo sincero de acompañar en lo que necesite la otra persona, muchas veces es lo único que se necesita.

¿Os habéis visto alguna vez en una situación similar?

Esto de la amistad tiene su dificultad

¡Cuántas chicas y chicos nos llaman contándonos los malos momentos que pasan en sus cuadrillas!

Malentendidos, culebrones, que si uno o una no va a una cita con el resto, las peculiaridades de cada una y cada uno que tienen que encajar con los de los demás… Todo esto hace que muchos adolescentes se coman la cabeza y no saben muy bien qué hacer.
Como acostumbramos, nuestro consejo para ellos y ellas es, casi siempre, el mismo: HABLADLO. Sois amigas, amigos y aunque esto es una categoría, digamos, voluble, cambiante, flexible, otorga la confianza para poder hablar las cosas.

No decimos que haya que hacerlo con toda la cuadrilla a la vez y seguro que siempre se tiene a un amigo o una amiga con quien se tiene más intimidad, más enganche, etc.

Resolver malentendidos o crear otros más grandes, reír o llorar… Sea para lo que sea, es preferible resolver la incertidumbre o las dudas que uno tiene en su cabeza y se calla hablándolo con las y los demás, que seguirle dándole vueltas a algo sin saber muy bien a qué.

Cuadrilla y Carnaval

De vez en cuando, os contamos alguna llamada de las que entran. Cambiamos los datos para que nadie reconozca a nadie, pero por el tema que trata, por su importancia, creemos conveniente compartirla con vosotros y vosotras.

Ayer me llamó una cuadrilla para contarnos lo que habían hecho estos Carnavales. Se habían disfrazado, habían participado en algún concurso, en el cual no ganaron nada y lo pasaron de maravilla, discutieron entre ellos, se enfadaron, se volvieron a desenfadar y amigarse de nuevo…vamos, lo normal en cualquier cuadrilla.

Me gustó mucho cómo me lo contaron, cómo entre todos se habían apoyado para superar el conflicto y volver a sentirse con comodidad en su amistad… Es muy importante saber disculparse. Me explicaron que pedir perdón no es humillarse, hay que ser valiente para hacerlo y además le dices a la otra persona que quieres arreglarlo, mejorarlo, intentarlo de nuevo y que te arrepientes de lo que sea que le haya sentado mal. Me parecieron personas muy maduras para sus 15 años.

Luego, con la confianza, me fueron contando el anecdotario de las fiestas, que ha sido muy amplio. Lo que más les ha impactado, es que alguien de menor edad había acabado en el hospital por fumarse un porro. No saben si fue uno, si fueron más, si mezcló o no. Yo les dije, que a esa edad, con dos caladas ya se podían poner fatal. El susto debió de ser enorme y luego se planteaban lo de a quién avisas cuando ocurre una cosa así.

Primero, les dije, avisáis a emergencias, 112 y luego desde emergencias llamarán a los padres. Ahora bien,  si no es tan grave como para llamar a emergencias, hay que buscar siempre a un adulto que os pueda ayudar. Pensad que los padres acabarán enterándose más pronto o más tarde, pero por miedo, o por indecisión que ninguna de vuestras amistades se quede tirada sin atención, porque puede ser muy peligroso.

Esta cuadrilla se quejaba de que les habían cortado el vacilón, que siempre hay alguien que acaba pasándose y fastidiando a todo el mundo. Y luego, cuando se corre la voz y se enteran los demás padres y madres, se montan los sermones caseros…

Fue una interesante conversación, lo pasamos bien, les dije que aquí estamos en el 116111 Zeuk Esan para lo que quisieran y les felicité porque da gusto ver que la gente valora la amistad y saben conservarla, ¡¡¡mejor que algunos adultos!!!

El Cuento del Pastor y el Lobo, versión Adolescente

A estas alturas, casi todos y todas conoceréis el cuento del pastor y el lobo, ¿no? Sí, ese pastor que siempre mentía diciendo que venía el lobo a comerse su rebaño de ovejas pidiendo ayuda y, finalmente, cuando el lobo apareció de verdad, la gente, harta de ser engañada, no acudió a ayudarle y el pastor se quedó sin ovejas. Más o menos así es, ¿no?

El otro día entró una llamada al 116.111 de unas chavalas que venían a exponer este cuento pero en versión adolescente; resulta que contaban que tienen una amiga que siempre se estaba tirando el moco delante de la cuadrilla de que se liaba con Menganito o de que se acostaba con Fulanito. Sus amigas la escuchaban y, al principio, la creían, hasta que, en cierta ocasión, llegaron a hablar con uno de los supuestos ligues de la pastorcilla y éste les negó que nunca se hubiese enrollado con la susodicha. Ante tal manifestación, estas chavalas acudieron a donde su amiga y le pidieron explicaciones por su comportamiento, situación ante la cual la chavala rompió a llorar y a confesar que, efectivamente, no era verdad.

Con todo, lo que estas chicas que llamaron querían saber era qué le había llevado a su amiga a mentirles durante tanto tiempo… Uf, ¡menuda pregunta! Y es que las causas pueden ser muchas; a bote pronto, hablamos de un problema de autoestima. Puede que esta chavala nunca se haya sentido a gusto consigo misma y haya querido intentar destacar en el grupo a través de historias inventadas sobre aventuras amorosas. Puede, en definitiva, que estos cuentos no sean más que la puesta en escena de sus deseos más profundos; puede que haya podido sentir cierta envidia al ver como algunas de sus amigas tenían éxito con los chicos y ella, por lo que sea, no y, por lo tanto, sea más fácil inventarse historias así. Puede que éstas sean alguna de sus razones o puede que ninguna de ellas…

Éso sólo lo puede saber la propia pastorcilla e incluso puede que no lo hiciera de forma consciente. En todo caso, lo que le devolvimos a estas chicas que llamaban es que lo mejor que podían hacer era hablar con su amiga y dejarle claro que no necesitaba mentir para quedar bien con ellas y que ellas van a estar siempre ahí, a su lado, para cuando lo necesite…

Las llamantes se comprometieron a hacerlo. Ahora veremos si les sirve a ellas y a la chica protagonista de este cuento. También les dijimos que le dieran nuestro número, el 116.111, a su amiga por si ella quería tratar todo ésto con nosotros y nosotras. Esperemos, en definitiva, que, de una forma u otra, este cuento tenga final feliz.

La Buena Amiga

La Buena AmigaHoy hemos recibido una de esas llamadas que nos reconcilia con vosotros y vosotras, chavales y chavalas que nos soléis machacar a bromas telefónicas, jejeje; una llamada en la que comprobamos que sois solidarios y solidarias y que os preocupáis por lo que le pasa al otro o la otra… Venga, os lo cuento.

Una chica, de unos 14 o 15 años, marca el 116.111 para decirnos que está preocupada por una amiga suya; al parecer, su amiga está muy delgada, pálida, no come nada y le dice que se ve gorda. Vamos, que esta chavala que llama, con razón, piensa que su amiga puede estar sufriendo una anorexia.

También nos cuenta que el profesorado del colegio al que acuden ambas, ya se han percatado de lo que le pasa a esta chica y, por ello, se han puesto en contacto con la madre y el padre de ésta y, por lo tanto, es de esperar que actúen acompañando a su hija al médico para tratar de ayudarla ante esta situación.

A pesar de ello, la chavala que nos llama, quiere hacer algo más y no sabe qué; nosotros le decimos que, dado que los padres de su amiga ya están sobreaviso, lo mejor que puede hacer ahora es estar al lado de su amiga, que la acompañe, la dé cariño, le exponga, si no aguanta más, su propia preocupación al verla así, etcétera… Es decir, que siga ejerciendo de amiga como siempre ha hecho.

Y, por supuesto, nosostros, desde Zeuk Esan, la felicitamos por llamar y por demostrar que es buena amiga; le decimos que su amiga tiene mucha suerte por tenerla a ella a su lado y que, seguro, con su compañía y apoyo, superará esta situación en poco tiempo.

Pues eso, que estamos muy contentos cuando nos encontramos con llamadas así… En todo caso, ¿qué otras cosas le diriáis vosotras y vosotros a esta chica?

Ser Popular… ¿A Costa de Qué?

Todos y todas tenemos nuestras capacidades y nuestras habilidades para todo, ¿no? También para relacionarnos. Unas somos más tímidas y otras más abiertas. Osea, a unas nos cuesta más hacer amigas y amigos y a otras menos. Poco a poco, nos vamos adaptando y, al final, acabamos encontrando los trucos para sentirnos aceptadas, para sentirnos dentro de un grupo.

El caso es que algunos de esos trucos, en un principio, te proporcionan el objetivo que buscas, osea, el ser popular, el que la gente te admita, que hable de ti, etc… Pero, a veces, a la larga, estos trucos se pueden volver en tu contra.

Eso es lo que le ha pasado a una chavala que conozco del barrio. La conozco desde pequeña y la verdad es que siempre ha sido muy tímida, muy cortadita y le costaba hacer amigos. Pero eso fue así hasta que llegó a la adolescencia.

Fue entrar al insti, empezar a desarrollarse, a mejorar su aspecto y empezar a sentirse mejor consigo misma. Es verdad que la tía es muy guapa y eso le hizo popular: las chicas querían estar con ella porque, al ser tan deslumbrante, los chicos se acercaban al grupo donde se encontrara esta chica.

Me da la impresión que ella se empezó a sentir a gusto con esta situación y se le empezó a ir un poco de las manos. Así, empezó a enrollarse con un montón de tíos. Además, si le gustaba uno iba donde él, sin importarle que, por ejemplo, estuviese saliendo con una amiga o una conocida y también se liaba con él. Quería más y no se preocupó de cuidar lo que ya había conseguido.

Poco a poco ésto ha hecho que la gente le haya ido cogiendo manía y que, también es cierto, le hayan empezado a tratar de forma desagradable, no sé si me pilláis… Al final, después de haber tocado el cielo, siendo la chica guapa y popular del insti, vuelve a estar sola, sin amigos y amigas y limitándose a salir los fines de semana con sus padres.

Vuelvo a lo mismo: está bien que sepamos sacarnos partido, que busquemos esos trucos o habilidades para relacionarnos, pero hay que pensar en las consecuencias que pueden tener esos atajos. Creo que esta chavala no los pensó y así le ha ido. Supongo que ahora lo que toca es que alguien le ayude a buscar otro camino para que vuelva a tener unas relaciones normales con la gente de su edad, ¿no?

Zigortzaileak – Los Castigadores

Leire es una niña de 11 años que está harta de algunos de sus compañeros de clase que se dedican a abusar y agredir a los niños y niñas de su escuela.

Una tarde, Ángel y sus tres compañeros más gamberros agreden, humillan y molestan a Ainara sin parar. Ésta, atemorizada y cansada de aguantar siempre la misma situación, se ve obligada a dejar la escuela. Leire reacciona montando un grupo secreto junto a Sandra y Leo, su nuevo y peculiar amigo. La banda se llamará “Zigortzaileak” (Los Castigadores) y defenderá a los escolares indefensos, planeando pequeñas represalias que ahuyenten a los agresores y gamberros. Utilizarán todo tipo de ingenios y constituirán un equipo original y divertido.

Poco a poco, irán dando su escarmiento a los más gamberros, hasta llegar a Ángel, el jefecillo, que muy maliciosamente tocará los puntos débiles del equipo.

¿Conseguirán “Los Castigadores” parar las agresiones escolares y vengar a su amiga? ¿Cumplirán su sueño?

El pasado 5 de enero se estrenó en las salas de cine de las tres capitales de Euskadi esta peli en la que, con un tono desenfadado y con un toque muy de cómic, se aborda el tema del acoso entre iguales o Bullying. ¿La habéis visto?, ¿Qué os ha parecido? Si queréis más información sobre esta peli, pinchad en este enlace. Y si quieres ver el trailer de Zigortzaileak, puedes hacerlo en Youtube.

Bienvenidas, Bienvenidos al Blog de Zeuk Esan!!

Pues éso… Bienvenidas, Bienvenidos al Blog de Zeuk Esan!!

Estrenamos un nuevo espacio con el que comunicarnos con vosotras y con vosotros. Con los chicos y chicas que buscan información sobre cuáles son las mejores técnicas para no pencar muchas, con los chicos y las chicas que se rallan porque su cuadrilla parece que ya no le hace tanto caso como antes, con las y los adolescentes que tienen dudas ante su primera vez y con los menores que viven situaciones chungas, de maltrato, de acoso, de desprotección…

Sí, además de nuestro número de teléfono 116.111 (al que nos podéis llamar de lunes a viernes, de 9 de la mañana a 9 de la noche y los sábados, domingos y festivos de 12:00 a 20:00 horas), además del Buzón de Consultas que tenemos en la web de Zeuk Esan, hemos pensado que estaría muy bien contar con un espacio en el que nosotros y nosotras, los y las que nos ponemos al otro lado del teléfono, podamos ir contando experiencias, anécdotas, situaciones y dando informaciones que puedan ser de vuestro interés.

Por éso, para que ahora nos oigáis vosotras y vosotros a nosotras y nosotros, nace este blog; pero ojo: eso no significa que queramos de dejar de escucharos. Como todo buen blog, como todo buen medio 2.0, la bitácora de Zeuk Esan también tiene un espacio destinado a los comentarios que esperemos aprovechéis diciéndonos qué os parece lo que hemos publicado, criticando y aportando consejos o sugerencias a lo que vayamos poniendo.

Y es que, además, no sólo vamos a poner pautas e ideas para tratar determinadas situaciones que os puedan venir bien a vosotras y vosotros, no; de las muchas llamadas y consultas que recibimos a diario tanto en el Buzón como en el 116.111, rescataremos algunas de ellas para ser debatidas aquí; es decir, partiremos de situaciones reales vuestras para que, entre todos y todas, podamos aportar ideas con las que ayudar a la persona que llama o escribe y también, por qué no, a quienes estamos a este lado del ordenador y el teléfono. Eso sí, esas consultas reales que traigamos aquí, serán modificadas para que nadie pueda darse por aludida o aludido, respetando, de esta forma, el principio de confidencialidad que rige el servicio Zeuk Esan.

Asimismo, las diferentes entradas que vayamos haciendo en el blog de Zeuk Esan irán rebotadas a las diferentes redes sociales en las que nuestro servicio está presente: Tuenti, Facebook y Twitter.

En fin, repetimos lo que hemos puesto en el título: Bienvenidas, Bienvenidos!!