¡Que miedo! Este año, 1º de Bachiler (Mireia, 16 años)

Este curso empiezo el primer año de bachiller.

Algo de canguelo tengo; para qué mentir. Sobre todo porque me da la sensación de que será un año más duro que los anteriores y además empieza a contar la nota para hacer media con la selectividad y así poder elegir una carrera u otra. Sería una p…si por tener un mal año, no pudiera estar bien situada en la pole para la carrera que yo quiero elegir.

Y es que me van más las ciencias y sobre todo la arquitectura y creo que pedirán muy buena media para poder entrar en alguna de esas facultades.

Lo he hablado con mi aita y el me ha tranquilizado, diciéndome que eso de que será más difícil es falso. Dice que sería más difícil si el curso de este año lo hubiera tenido que hacer el año pasado. Tiene su lógica.

Dice que cada curso te prepara para afrontar con garantías el curso siguiente y que si las asignaturas son más difíciles, mi capacidad para superarlas también es mayor ahora que el año pasado. De manera, dice él, que con el mismo esfuerzo que he venido haciendo hasta ahora, podré sacar el año bien. Me fío.

¿Qué conoces de Zeuk Esan?

¿Qué conoces de Zeuk Esan? Esa es la pregunta que os lanzamos, chicas y chicos… ¿Quién se atreve a explicarlo? Os podemos dar pistas: es un teléfono… ¿cuál es su número? Estamos en las redes sociales, ¿en cuáles? A veces nos llaman “El Cuentapenas”, ¿sabéis por qué? También hemos hecho algunos vídeos que os pueden ayudar a responder a estas preguntas…

En definitiva, si tuvieses que explicar a alguien que no conoce Zeuk Esan, ¿cómo lo harías?

Evento en Facebook

Evento en Tuenti

“Cuentapenas”

– ¡Hola! ¿Es el Cuentapenas?
– No, aquí no contamos ninguna pena, pero te escuchamos.

Hemos de reconocer quienes  atendemos el Teléfono 116.111, que no sabemos muy bien cómo ha surgido eso de que nos llamen “Cuentapenas“. Tampoco sabemos si son algunas cuadrillas concretas las que nos llaman así o es algo bastante extendido entre muchas de las chavalas y chavales que se ponen en contacto con nosotros/as. El caso es que se nos conoce así y, en cierta forma, nos hace gracia.

Entendemos que, al final, es una forma en la que las chicas/os identifiquen una de las características de Zeuk Esan, es decir, el relativo al ser un espacio en el que la gente llame para contar sus penas. Y, efectivamente, entre otras funciones, el número 116.111 sirve para que la gente pueda desahogarse.

Curiosamente, existe una historia Maya que habla de unas pequeñas muñecas mágicas, hechas de madera con ropa de algodón y cara de cartón (en la foto), las cuales suelen guardarse en una cajita de madera o un saco pequeño. Esta leyenda dice que, cuando estamos afligidos o apenadas, cogemos una muñeca a solas y les contamos las penas o preocupaciones que nos inquietan. Una vez haber hecho ésto, la colocamos debajo de nuestra almohada y, a la mañana siguiente, las penas que nos afectaban habrán desaparecido, gracias a su magia. Como ya habréis adivinado, a estas muñecas se las conoce como “Cuentapenas“.

Después de descubrir esta historia maya, no sabemos si el mote de “Cuentapenas” nos lo habrá puesto algún chico o chica de México, pero el caso es que, al fin y al cabo, parte de lo que las/os profesionales de Zeuk Esan hacemos se parece a lo que hacen estas muñecas, es decir, escuchar y, si se puede, conseguir que la persona que se encuentra al otro lado del teléfono se quede un poco más tranquila después de compartir sus preocupaciones.

Con todo, sirva este post para hacer un guiño a todas/os los que nos llaman “Cuentapenas”. Que sepan que nos parece bien que nos conozcan de este modo y que “El Cuentapenas”, está al otro lado del 116.111 siempre que lo necesiten

Campaña “Yo Conozco…”

Saludos desde Zeuk Esan:

Estamos aquí para presentaros los vídeos de la campaña “ Yo Conozco…” .

Esta campaña se realizó a través de Tuenti. En ella os pedíamos que nos contarais situaciones que les ocurrían a personas cercanas y que creíais que en Zeuk Esan podríamos ayudarlas.

De los comentarios que dejasteis en el evento, hemos elegido varias historias y con ellas hemos grabado los vídeos

Aquí os dejamos el primero y un enlace a nuestro canal de Youtube para ver todos

Queremos dar las gracias al grupo de amigos y amigas que pusieron sus voces y sus imágenes. Pasamos un buen rato entre las risas y la emoción de ser actores rodando y la seriedad con la que se metieron en sus papeles de personas que piden ayuda. Nuestras felicitaciones porque han sabido plasmar la emoción de las personas que  llaman a diario. ¡¡¡Gracias!!!

Y gracias también a todas y a todos por seguirnos en el evento. Estas aportaciones, hacen que los vídeos sean vuestros también, una pequeña parte de vosotros está ahí. ¡¡¡Gracias!!!

Seguiremos publicando los vídeos en las Redes sociales y en la web de Zeuk Esan.

¡¡¡Hasta pronto!!!

¿Por qué discuto tanto con mis padres?

Si tienes entre 13 y 18 años dirán que eres adolescente. No eres un niño/a, pero tampoco un adulto. ¿No? Ya te llegará, porque a todos/as llega.

Tienes tus propias ideas, opiniones y a veces, tu padre o tu madre te pueden parecer unos “carcas” y que están desfasados. A mi me pasaba lo mismo; créeme. Pensaba que me no me entendían y que no hacían más que “comerme la oreja”; siempre recordándome lo que no hacía, lo poco que estudias y bla, bla, bla.

¿Sabes lo que pasa? Están “pillaos” y no saben cómo entenderte…, porque tu estás cambiando y ellos/as siguen igual. Ellos sabían cómo tratarte cuando eras un niño/a, pero tu ya has dejado de serlo y…, tienen que aprender. Aprender, ¿aprender?

Ya no eres el/la mismo/a y necesitan tiempo para enterarse, para hacerse a la idea. ¿No te parece? Ya no basta con que te manden “haz esto o haz lo otro”. Tienen que aprender a hablar de otra manera contigo.

¿Les puedes echar un capote para que sea más fácil?.Estoy seguro de que puedes conseguir llevarte bien con ellos, pero ellos también necesitan que tengas paciencia.

Si sales de noche, es fácil que se coman la cabeza. ¿Con quienes andará, qué hará, empezará a fumar, beberá litronas, se enrollará con alguno/a, irán en coche a tal fiesta? Te darán mil consejos y tu …vale, vale, que si que ya te he oído…joe, que peñazo y tal y tal.

Si suspendes más de la cuenta, tendrán miedo de que dejes los estudios, que no te importe nada y pases de todo. Entones, te presionan para que te pongas las pilas y puede que no te guste lo que te digan o cómo te lo dicen.

Si no les hablas, pensarán que tienes algún problema y que no confías en ellos. Puede que se pongan pelmas y pregunten, pregunten y pregunten…y tú explotes, discutáis y la cosa empeore. En fin, ¿te suena todo esto? Igual si, ¿no?

¿Cómo solucionarlo?
Creo que te toca hacerles ver que pueden confiar en ti. Tienes que demostrarlo. Puedes hacerlo? ¿Cómo lo puedes hacer? Hablando y con hechos.

Hablar, no supone estar todo el día explicándoles tu vida, no. Hablar supone, hablar…de buen rollo, sin más y llegar a acuerdos. Ni tuya, ni mía. Si te piden dos horas de empolle y tu les dices que con una ya vale, pues que sean una y media. Si sales de fiesta y te dicen de llegar a casa a la una y tus les dices que a las dos, pues nada, una y media y a correr…y así con todo. Hay que negociar, es importante.

¿Y que es eso de los hechos? Que cuando digas que vas a hacer una cosa, pues lo cumplas, sin más…también. Así se consigue la confianza: hablando y con hechos.
Palabra de ex-adolescente.

¿Lo Digo o No lo Digo?

InterroganteHace ya unos meses, escribíamos una entrada en este mismo blog titulada “¿Lo Hago o no lo Hago?” en la cual presentábamos la disyuntiva que muchas chicas y chicos nos suelen plantear en el 116.111 respecto a la primera vez o las dudas que les surgen sobre la pérdida de la virginidad.

Hoy volvemos con otra pregunta que nos solemos encontrar en Zeuk Esan: ¿Lo digo o no lo digo? La diferencia es que, en este caso, la pregunta sirve para distintas situaciones, a saber:

¿Le digo o no le digo a mis padres que me estoy embarazada? Sí, son muchas las llamadas de chicas que dicen haber quedado en estado y que, amén de la preocupación por este hecho, les agobia la idea de tener que contárselo a sus progenitores. En estos casos, aún entendiendo que es difícil, solemos aconsejar que lo hagan: van a necesitar todo el apoyo de la familia para pasar este proceso, además de que, físicamente, tarde o temprano (si es que deciden seguir adelante con el embarazo) se les va a acabar notando.

¿Le digo o no le digo a mis padres que he suspendido seis? Otro clásico: un chaval o una chavala que, ante los malos resultados académicos, tiene el temor de la reacción de su ama o su aita en casa; aún dejándoles a ellas o a ellos la responsabilidad de decidir qué hacer, les planteamos las consecuencias que puede acarrear si se toma un camino u otro y les hacemos ver que es muy posible que sus padres se acaben enterando desde el instituto de estos resultados y, por tanto, el enfado puede ser mayor si ellas y ellos lo ocultan desde el principio. Además, les hacemos ver que dicho ejercicio conlleva asumir responsabilidades.

¿Le digo o no le digo a mi chico o a mi chica que creo que me gusta otro u otra? Ay, las dudas amorosas… Sea en la adolescencia o en la adultez, estas dudas emocionales son muy habituales. Nuevamente, la decisión le corresponde al chaval o la chavala que está al otro lado del teléfono… Sí les pedimos que consideren si se engañan a sí mismos, si engañan a su pareja, que evalúen cuánto daño se pueden hacer si no lo dicen, etc…

En todos los casos, reconocemos que no hay respuestas fijas, que puede haber un montón de condicionantes que lleven a tomar una decisión u otra y es por ello que lo que hay que hacer es pensárselo bien antes de decir una cosa u otra. Por ello, también les felicitamos por el hecho de acudir a nuestro servicio en busca de ayuda. De esta forma, demuestran que se lo toman en serio y que lo están reflexionando.

¿Y vosotras y vosotros?, ¿qué les diriáis en las situaciones anteriormente descritas?

La Broma Telefónica

– ¿Ahí lavan la ropa?
– No.
– Pues vaya guarros.

– Sí, hola. Quería una pizza de jamón, con champiñones y doble de queso.

– Sí, es que tengo un problema. Estoy viendo un Pikachu delante mío…

La Broma Telefónica… Y etc, etc… Sí, de entre las muchas llamadas que recibimos al 116.111, atendemos algunas de broma. Es algo con lo que ya contábamos. El género de la broma telefónica ha existido desde siempre y hemos de confesar que algunos de los que trabajamos en Zeuk Esan, también gastamos alguna cuando éramos adolescentes.

Lo mejor es que muchas de esas llamadas que las chicas y chicos hacen son rescatables. Es decir, lo que empieza siendo una forma más que ellos y ellas utilizan para pasar el rato acaba, a menudo, en una buena conversación, en un diálogo en el que pueden llegar a aparecer cuestionas que preocupan a los bromistas.

Asimismo, también se han dado otras en las que, aunque en ese momento no se haya podido rescatar nada, en algún otro día posterior alguno de los chavales y chavalas llaman cuando están solas o solos porque, mediante la broma, han comprobado que se les escucha.

Y es que otra de las características comunes de las bromas telefónicas es que, normalmente, se hacen en grupo. Los y las que se atreven a ponerse al otro lado del auricular cuentan con un público que les aplaude y les ríe las gracias que se han inventado.

Desgraciadamente, también nos hemos tenido que encontrar con llamadas malsonantes, basadas en el insulto y la falta de respeto, de las que no merece que se diga nada más. Afortunadamente, son las menos.

Con todo, sabemos que seguiremos recibiendo llamadas así, pero también sabemos que seguiremos escuchándolas porque no sabemos cuándo, en alguna de ellas, puede haber una chavala o un chaval que, indirectamente, está pidiendo ayuda o, simplemente, ser escuchada o escuchado.

Bienvenidas, Bienvenidos al Blog de Zeuk Esan!!

Pues éso… Bienvenidas, Bienvenidos al Blog de Zeuk Esan!!

Estrenamos un nuevo espacio con el que comunicarnos con vosotras y con vosotros. Con los chicos y chicas que buscan información sobre cuáles son las mejores técnicas para no pencar muchas, con los chicos y las chicas que se rallan porque su cuadrilla parece que ya no le hace tanto caso como antes, con las y los adolescentes que tienen dudas ante su primera vez y con los menores que viven situaciones chungas, de maltrato, de acoso, de desprotección…

Sí, además de nuestro número de teléfono 116.111 (al que nos podéis llamar de lunes a viernes, de 9 de la mañana a 9 de la noche y los sábados, domingos y festivos de 12:00 a 20:00 horas), además del Buzón de Consultas que tenemos en la web de Zeuk Esan, hemos pensado que estaría muy bien contar con un espacio en el que nosotros y nosotras, los y las que nos ponemos al otro lado del teléfono, podamos ir contando experiencias, anécdotas, situaciones y dando informaciones que puedan ser de vuestro interés.

Por éso, para que ahora nos oigáis vosotras y vosotros a nosotras y nosotros, nace este blog; pero ojo: eso no significa que queramos de dejar de escucharos. Como todo buen blog, como todo buen medio 2.0, la bitácora de Zeuk Esan también tiene un espacio destinado a los comentarios que esperemos aprovechéis diciéndonos qué os parece lo que hemos publicado, criticando y aportando consejos o sugerencias a lo que vayamos poniendo.

Y es que, además, no sólo vamos a poner pautas e ideas para tratar determinadas situaciones que os puedan venir bien a vosotras y vosotros, no; de las muchas llamadas y consultas que recibimos a diario tanto en el Buzón como en el 116.111, rescataremos algunas de ellas para ser debatidas aquí; es decir, partiremos de situaciones reales vuestras para que, entre todos y todas, podamos aportar ideas con las que ayudar a la persona que llama o escribe y también, por qué no, a quienes estamos a este lado del ordenador y el teléfono. Eso sí, esas consultas reales que traigamos aquí, serán modificadas para que nadie pueda darse por aludida o aludido, respetando, de esta forma, el principio de confidencialidad que rige el servicio Zeuk Esan.

Asimismo, las diferentes entradas que vayamos haciendo en el blog de Zeuk Esan irán rebotadas a las diferentes redes sociales en las que nuestro servicio está presente: Tuenti, Facebook y Twitter.

En fin, repetimos lo que hemos puesto en el título: Bienvenidas, Bienvenidos!!