El Enamoramiento Y Sus Cositas

¿Qué tal los carnavales?

Yo ando de pueblo en pueblo, de fiesta en fiesta y de flor en flor, como decimos nosotros/as.

No sé lo que me pasa últimamente que, cuando creo haber encontrado a alguien que me gusta de verdad, resulta que después de un tiempo no es como al principio. Luego conozco a otra persona y vuelta a empezar con las cosquillas en el estómago…y temporada sin poder quitármelo/a de la cabeza… Mis amigos/as me dicen que me encapricho muy rápido, pero yo no lo suelo sentir como tal.

En mi cuadrilla tampoco están como para hablar, la verdad. Tengo una amiga que cambia de pareja cada semana. Y un amigo que no se decide, porque Continuar leyendo “El Enamoramiento Y Sus Cositas”

Mi mejor amiga ya no es mi mejor amiga

amigas

Ay, la de cambios que se producen con la llegada de la adolescencia. Cambios de tipo físico, psicológico y cambios también a nivel de amistades. Sí es verdad que hay muchas personas que mantienen a sus amigas y amigos desde la más tierna infancia pero también lo es que son muchas las que, precisamente, al llegar a la pubertad, cambian esas amistades por otras. Este cambio, junto con los mencionados anteriormente, es muy normal visto desde la perspectiva que otorga el paso del tiempo pero cuando se está inmerso en esta etapa esta alteración en las relaciones puede resultar traumática o, cuando menos, causar desasosiego, enfado o dolor en el o la adolescente.

Hace poco nos llamó a nuestro Teléfono de Ayuda a la Infancia y la Adolescencia – ZEUK ESAN – 116.111 una chavala que, precisamente, estaba viviendo una situación así. La menor, de 12 años de edad, nos telefoneó preocupada por la actitud que, de un tiempo a esta parte, estaba observando en su mejor amiga o la que ella consideraba, hasta este momento, su mejor amiga desde que eran pequeñas.

Así, nos contó que desde que su mejor amiga se ha unido a una cuadrilla nueva, ésta le está dejando un poco de lado, le da largas, ya no hablan tanto entre ellas o que, por ejemplo, no le ha incluido en un grupo de whatsapp que dicha cuadrilla ha formado, etc…

La chavala, como es comprensible, está dolida y nos llamaba para preguntar qué puede hacer. Se le dice que lo suyo es que, llegados a este punto, hable con ella, que le plantee las cosas concretas que le molestan, etc. Asimismo, también le tratamos de hacer ver lo que comentábamos en el primer párrafo de este post: que en estas edades es muy típico que se den cambios en cuadrilla o que amistades de toda la vida se rompan, etc… Claro que esto último a esta chavala en este momento no le aliviaba en exceso su dolor. Por ello, la principal labor que nos tocó hacer en esta llamada fue recoger a esta chica y escuchar su desahogo.

Foto: Girls, de BZL en Flickr.

VENGO DE UN PEQUEÑO PUEBLO DE UN REMOTO LUGAR…

Hace poco recibimos una llamada especial: una joven nos contaba su historia y quería compartirla.

Ella procedía de una familia subsahariana. Con tres años llegó a la Comunidad Autónoma Vasca. Actualmente cursa estudios de 4º ESO. Quiere ser médica.

Contaba que a lo largo de su vida había pasado por situaciones difíciles: la primera, darse cuenta de que era diferente a los demás: el color de la piel, la ropa, los hábitos que la inculcaban en la familia… Dice que el profesorado ayudó mucho a que sus compañeros y compañeras aceptaran esa diferencia como una más, con naturalidad y que se fijaran en todas las cosas en común que tenían y les unían.

Pasaron los años con sus más y sus menos, llegó la ESO, otra situación difícil. Allí es donde te das cuenta de que tienes amigos y amigas para siempre. Otros, en cambio, se pierden por el camino  y también aparecen personas nuevas que enriquecen tu vida. Y este es el punto importante que ella quería que remarcáramos: el enriquecimiento.

Están tus compañeras y compañeros, que más o menos desde los dos años, van creciendo y desarrollando sus propios gustos e intereses y descubres que coincides con ellos y ellas, o no, pero ahí están, amigos, porque lleváis tantos años juntos…, desde siempre.
Y están los que aportan la novedad, las personas desconocidas que se sientan junto a nuestro pupitre, con el mismo miedo y la misma inseguridad, la misma sensación de ser observados, juzgadas… quienes aportan nuevos puntos de vista, nuevas o viejas preguntas: “¿De dónde eres? ¿Naciste aquí? ¿Cuál es tu religión?” Y vuelven los temores a convertirse en la rara, en la de fuera, la persona a la que se excluye… . Pero a ella, ante esta situación, se la ocurrió aportar su novedad, una idea que la rondaba desde hacía tiempo: compartir la posibilidad de “montar un viaje cuando “seamos mayores”, aprovechando que tengo allí familia que nos pueda buscar alojamiento y servir de guías para que conozcáis el maravilloso, diferente, exótico lugar en el que nací.”

¿Os imagináis? Esa sí que es una experiencia enriquecedora: tener junto a ti a alguien que sepa valorar lo que tiene y que quiera compartirlo con los demás.
Y esta es, más o menos, algo cambiada para que no la reconozcáis por los pasillos del instituto, la historia que ella quería compartir con todas y todos vosotros. Las amistades antiguas, dan seguridad y las nuevas, plantean nuevos retos y enriquecen la relación. Seguro que podéis sacar muchas más conclusiones de esta historia.. A veces hay que echarle valor e imaginación.

GRIS. Alconero.