¿Vacaciones en un Campo de Trabajo?

¡¡Hola!! Imagino que estaréis a punto de comenzar las vacaciones, ¿no? ¡Y con muchísimas ganas, imagino!

Una seguidora de nuestro blog, amablemente vía e-mail, ha querido compartir con nosotros sus pensamientos. Además, ya sabéis que podéis tomar parte en este blog cuando queráis, enviando vuestros escritos. Si no lo recordáis, lo repito: ¡¡¡enviad vuestros escritos!!! porque los publicaremos en el blog.

Y aquí la opinión que nos comparte nuestra seguidora, espero os guste.

 

“Vacaciones. Lo más. Playa, fiestas, juerga, solecito, chicos guapos… Y este año además no me voy de vacaciones con mis padres. Eso sí, la semana que ellos estén en el pueblo yo me voy a un campo de trabajo. Sólo con esa condición he conseguido librarme de ir al pueblo con ellos como siempre.

Mis amigas se han quedado flipadas al decirles que me voy a un campo de trabajo. Flipadas, porque sí que es verdad que el nombre no tiene muy buena pinta: ¿Vacaciones y trabajo en la misma frase? Aún así, yo tengo mogollón de ganas de ir. Creo que puede estar muy bien.

Me voy a rehabilitar una antigua casona a un pueblo costero de Asturias con chicos y chicas de diferentes lugares. O sea, que además de mantener lo del sol, la fiesta y algún posible amor (espero), voy a tener la oportunidad de conocer gente de fuera de mi entorno, lo cual es una oportunidad a propósito para tener un montón de  experiencias de vida.

Además, el curro que vamos a hacer servirá para alojar a chavales y chavalas más jovencitos a partir del curso que viene, con lo cual una se siente hasta mejor. Y qué queréis que os diga pero a mí tanto tiempo libre me agobia. Creo que puede estar guay. Ya os contaré.

A vosotras y vosotros, ¿qué os parece?, ¿os apuntaríais a un campo de trabajo?”

El Enamoramiento Y Sus Cositas

¿Qué tal los carnavales?

Yo ando de pueblo en pueblo, de fiesta en fiesta y de flor en flor, como decimos nosotros/as.

No sé lo que me pasa últimamente que, cuando creo haber encontrado a alguien que me gusta de verdad, resulta que después de un tiempo no es como al principio. Luego conozco a otra persona y vuelta a empezar con las cosquillas en el estómago…y temporada sin poder quitármelo/a de la cabeza… Mis amigos/as me dicen que me encapricho muy rápido, pero yo no lo suelo sentir como tal.

En mi cuadrilla tampoco están como para hablar, la verdad. Tengo una amiga que cambia de pareja cada semana. Y un amigo que no se decide, porque Continuar leyendo “El Enamoramiento Y Sus Cositas”

RELACIONES TOXICAS DE PAREJA

 

blogeralko

 

Fue unos días atrás cuando recibimos la llamada de una adolescente, preocupada por una amiga suya. Contaba que su amiga (llamémosla Naiara), tiene un novio (llamémoslo Iker) y llevan con esta relación dos años. Ambos tienen 15 años.

La chica que llamó (llamémosla Maite) hacía preguntas todo el rato, y me sorprendió ver que todas eran relacionadas con cuestiones de una temática determinada: preguntaba por circunstancias relacionadas con el control, las agresiones verbales, broncas, etc, y todo ello buscando una respuesta que pudiera convencerla de algo. Estuvimos un largo tiempo hablando, hasta que la llamante me contó la relación que Naiara tenía con Iker, ya que lo vive bastante de cerca.

Maite relató una serie de acontecimientos que creí haber  interpretado mal, pero no, fueron tal y como los contaba. Transcribiré algunas de esas situaciones con el fin de verlo lo más claramente posible:

Situación 1

Naiara está escribiéndole a una amiga por el whatsapp, mientras que Iker, observa de reojo con quién está hablando. Naiara se ríe mucho y sigue hablando con su amiga. Iker, no contento con poder mirar el móvil de Naiara, le pregunta que con quién está hablando y sobre qué. Naiara le contesta que habla con una amiga suya, pero Iker, ya le ha cogido el Smartphone para verificar la respuesta de su novia. Naiara le pregunta que por qué ha hecho eso. La contestación de Iker ha sido que quiere que le haga caso a él y no que esté hablando con su amiga.

Maite me decía que esas situaciones le parecían excesivas, que eso es no respetar la intimidad de su amiga Naiara y se le llama control. Además, Iker había dado como excusa que quería un poco de su atención, pero no era cierto. No se fiaba de Naiara y por eso invadía su intimidad.

Situación 2

Naiara tiene un amigo de la infancia, Jon. Ambos crecieron juntos y hoy en día, tienen una muy buena relación de amistad. Iker no está nada contento con esa relación, porque dice que Jon quiere algo con Naiara y que Naiara es su novia. Cuando Naiara queda con Jon, Iker se pone celoso, se enfada y le hace chantaje emocional a su novia: –Naiara, parece que a Jon le quieres más que a mí; ¿me vas a abandonar por ese tío?; Naiara, eres tonta de remate, ¿no sabes que Jon quiere algo contigo? ….

Después de que Naiara decidió quedar con su amigo Jon, Iker se enfureció e insultó a Naiara con palabras despectivas, desde llamarla inútil hasta otras muy desagradables (Maite no me las ha querido decir, aunque me puedo imaginar la gravedad de las acusaciones, pero le enfada ver la falta de respeto y la desconfianza de Iker hacia Naiara.)

Situación 3

Naiara quiere ir con sus amigas al cine y después a cenar algo por ahí. Iker, insiste en que quiere quedar con ella, aunque no con sus amigas. Naiara, al final accede a quedar con Iker, porque sabe que si no lo hace, éste se enfadará y tendrán una bronca como la de la otra vez:

Naiara tenía planes para la tarde: leer un poco, ver la tele y dar un paseo con sus amigas. Había quedado la tarde anterior con Iker, así que esta vez le apetecía charlar con sus amigas. Iker, la quiso convencer para que quedara con él, diciéndole que había preparado una sorpresa. Naiara sabía que no era cierto, porque la excusa de la sorpresa había sido utilizada por Iker más veces (nunca había sorpresa); Naiara decidió rechazar la oferta de Iker e irse con sus amigas. Después de pasar una agradable tarde, volvió a casa y miró su móvil, aquél que se había olvidado en su habitación. ¡Tenía 20 llamadas de Iker y 100 whatsapp!. Naiara le  llamó y éste, al descolgar el teléfono, le dijo de todo: la insultó, le dijo que no quería  saber nada más de ella, que era una mala persona, que no le quería, que no pensaba en él, que no le hablaría más…Naiara, sin saber qué decir, le pidió perdón aunque no lo sentía,  porque después de lo que le dijo Iker, se sintió culpable y hasta le dijo que le quería.

Maite me contó estos hechos porque es muy buena amiga de Naiara y está preocupada. Naiara sabe el daño que le hace estar con Iker, pero necesita ayuda para poder tomar la decisión que sea mejor y más saludable para ella. Porque, saber sabe que es una relación tóxica, una relación en la que existe violencia (verbal, emocional, psicológica, etc) y que es mejor que termine.

Naiara lo sabe y eso es muy importante. Se da cuenta de todo y, gracias a ello, tiene la opción de cambiar la situación. Ahora le falta un empujoncito. Seguro que con la ayuda de la familia y amigos, lo conseguirá. Porque NADIE se merece que la traten de esa manera. NADIE.

Bailar y besar

Este post de hoy va a ser un poco diferente, porque seré yo quien os pregunte y,además, pediros opinión. ¿Sobre qué?  Ahora lo vemos.

Ninos_bailando_muralesyvinilos_23676844__Monthly_XL

 

 

 

 

 

 

 

 

Llamó el otro día una chica muy molesta, porque no entendía el comportamiento que había tenido un chico con ella.

De vacaciones, fue a una discoteca de un sitio turístico. Entró  con sus primas. Estaba emocionada ¡¡¡Iba con las mayores a un sitio de moda!!!.

No sé si estaréis de acuerdo, pero la mayoría de las personas vamos a las discotecas  a bailar y a relacionarnos con otras personas y no siempre en ese orden. A pasarlo bien con amigos y amigas, eso sí. Esta chica nos comentó que un chico la sacó a bailar. Ella dijo que sí, porque quería bailar, conocer gente nueva… y a eso vas a la disco!!!  Pero al terminar el baile, el chico se abalanzó sobre ella sin previo aviso a por su “pago”: un beso a tornillo con lengua como en las pelis. Esta chica le dijo que no. No le conocía, ni siquiera  sabía su nombre y entre ellos sólo había ocurrido un baile sin más. ¿Acaso ella le había dado a entender otra cosa?

“Es la costumbre, baile y muerdo-respondió él.

”¿Quééééé´?“¿Costumbre dónde?”-dijo ella

“En todos los sitios niña, que si no quieres jugar, mejor no te pongas a bailar”-él

Indignadísima se fue donde sus primas, que la explicaron la situación.

Hay personas que como en algunos sitios  está  de moda,  lo hacen. Muchas otras creen que es una maniobra de cuatro aprovechados, que si les dices que no, se enfadan  y te montan un numerito para que te mueras de vergüenza y muchas otras personas nunca han oído hablar de esta costumbre!-le explicaron

Esta chica nos explicaba las razones de su enfado: bailar y disfrutar y conocer gente es algo que la apetece mucho, pero ahora tiene que ir pendiente y atenta, -preocupada-, de las intenciones de las otras personas. Ella piensa que el baile es un convencionalismo que te permite acercarte a la otra persona e ir conociendo gente nueva, y quién sabe, quizá acabar con un beso, pero no (palabras literales) “que se te acerque cualquier baboso que lo único que quiere  es un morreo y le das igual tú y lo que pienses…¡¡qué pasa!!, ¿que hay que pagar peaje?”-nos dijo

¿Conocéis situaciones como estas? ¿Habéis tenido experiencias similares? ¿Qué opináis?

Lo que está claro es que nadie te puede obligar a dar un beso si tú no quieres. Siempre puedes negarte, lo mismo que puedes aceptar, pero tú decides, no hay moda que obligue a nada que no quieras.

Y por supuesto  ¡¡¡A disfrutar bailando!!!