Dicen mis padres que lo hacen por nuestro bien.

Aquí la reflexión que nos ha enviado una amiga. No sé qué os parecerá, porque lo que plantea, puede pasarle a cualquiera. ¿O no?

Tengo a la familia revuelta. A veces me gustaría que mis padres no vieran tele, ni oyeran radio, ni leyeran periódicos, ni nada de nada. Que se desinformaran del todo cuando estemos en plenas vacaciones, luchando para salir de marcha y volver tarde a casa, o por lo menos a la hora que nos de la gana, que suele pareceros  “demasiado tarde”. 

La verdad es que tienen miedo, que si ha pasado ésto, que si te puede pasar, que si pasó, que si es por tu bien. Es un rollo escucharles y ver cómo buscan excusas para cortarte las alas. ¡¡¡Que nadie les manda sufrir de nuestra parte!!!. 

Pero claro, hay cosas que ocurren y que son muy duras. Y cuando ves esas noticias de jóvenes que volviendo a casa han sufrido agresión, violencia sexual, te da un vuelco el corazón y piensas que a cualquiera nos podría ocurrir. Te da rabia, mucha rabia que en este mundo andemos aún así, que no se respeten los más básicos derechos, que tengamos que ir en grupo y controlando. 

Ya sé que en el mundo hay mucha injusticia y gente que lo pasa fatal y muere, mientras que en este nuestro “primer mundo” tenemos de todo y nos quejamos cuando se nos rompe una uña, pero me revelo ante esa violencia que no entiendo. No entiendo por qué y encima, esos hechos, acaban dando la razón al temor de nuestras madres y padres.”

Mi mejor amiga ya no es mi mejor amiga

amigas

Ay, la de cambios que se producen con la llegada de la adolescencia. Cambios de tipo físico, psicológico y cambios también a nivel de amistades. Sí es verdad que hay muchas personas que mantienen a sus amigas y amigos desde la más tierna infancia pero también lo es que son muchas las que, precisamente, al llegar a la pubertad, cambian esas amistades por otras. Este cambio, junto con los mencionados anteriormente, es muy normal visto desde la perspectiva que otorga el paso del tiempo pero cuando se está inmerso en esta etapa esta alteración en las relaciones puede resultar traumática o, cuando menos, causar desasosiego, enfado o dolor en el o la adolescente.

Hace poco nos llamó a nuestro Teléfono de Ayuda a la Infancia y la Adolescencia – ZEUK ESAN – 116.111 una chavala que, precisamente, estaba viviendo una situación así. La menor, de 12 años de edad, nos telefoneó preocupada por la actitud que, de un tiempo a esta parte, estaba observando en su mejor amiga o la que ella consideraba, hasta este momento, su mejor amiga desde que eran pequeñas.

Así, nos contó que desde que su mejor amiga se ha unido a una cuadrilla nueva, ésta le está dejando un poco de lado, le da largas, ya no hablan tanto entre ellas o que, por ejemplo, no le ha incluido en un grupo de whatsapp que dicha cuadrilla ha formado, etc…

La chavala, como es comprensible, está dolida y nos llamaba para preguntar qué puede hacer. Se le dice que lo suyo es que, llegados a este punto, hable con ella, que le plantee las cosas concretas que le molestan, etc. Asimismo, también le tratamos de hacer ver lo que comentábamos en el primer párrafo de este post: que en estas edades es muy típico que se den cambios en cuadrilla o que amistades de toda la vida se rompan, etc… Claro que esto último a esta chavala en este momento no le aliviaba en exceso su dolor. Por ello, la principal labor que nos tocó hacer en esta llamada fue recoger a esta chica y escuchar su desahogo.

Foto: Girls, de BZL en Flickr.

Lectura fantástica para reirse un buen rato.

lecturas fantásticas - fikziozko irakurketak
lecturas fantásticas – fikziozko irakurketak

Hoy quería recomendaros un libro que estoy leyendo.

Podéis har ahora que quizá tengáis más tiempo, recién empezadas las clases, porque sé por experiencia que cuanto más avanza el curso, menos tiempo libre se tiene para lecturas  ¿Pero qué estoy diciendo? ¡Para leer SIEMPRE hay tiempo!!!…SIEMPRE que se quiera, claro!!

Si os gusta la ficción, la magia y reiros os recomiendo  “Mort”.  El autor es el inglés Terry Pratchett del cual he leído también “Brujas de viaje”.

¿Por qué me gusta? Es una historia de ficción en un mundo loco en el que predomina la magia que es la excusa que ha encontrado el autor para hacer lo que le de la gana en sus historias.

Sus libros, frecuentemente hacen parodias, o al menos toman ideas prestadas, de autores como J. R. R. Tolkien, Robert E. Howard, H.P. Lovecraft o William Shakespeare, y también de la mitología, relatos tradicionales y cuentos de hadas, utilizándolos a menudo para establecer paralelismos satíricos con temas culturales, tecnológicos o científicos actuales. Estos comentarios son hilarantes y para mí de lo mejorcito.

Creo que hasta a las personas de mi familia les han entrado ganas de leerlo de las carcajadas que me suelto.

La acción arranca cuando La Muerte contrata a Mort, un muchacho escuálido y patoso,  como aprendiz. Tras un corto periodo de aprendizaje, Mort queda al cargo y la Muerte se toma un pequeño descanso. Pero mientras La Muerte se dedica a visitar los bares del Mundodisco y se enfrasca en extraños dilemas filosóficos, su aprendiz ocasiona una paradoja temporal…

Y el resto mejor que lo leáis.

Mis propósitos para este nuevo curso

Hoy es 1 de octubre. Tantos días hablando del “final” del verano, de las vacaciones, que considero que este es un buen momento para reflexionar sobre el “inicio”.
Para quienes son estudiantes, este es el “comienzo del año….” Y como si del 1 de enero se tratara, se plantean nuevos propósitos y deseos.

Nuevos propósitos – Helburu berriak

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me comentaba una chica que nos telefoneó al 116111, que todos los años hacía lo mismo. Al principio se la olvidaba lo que se había propuesto, así que luego lo apuntaba, pero tampoco era muy práctico, porque se la olvidaba mirar lo apuntado.

Ahora ya no le hace falta, se acuerda de sus propósitos porque básicamente son siempre los mismos:

  1. – Llevar los deberes al día, para no estudiar al final en vísperas de los exámenes.
  2. – Para no pasar agobiada lo fines de semana y noches haciéndolos.
  3. – Acostarse pronto para dormir bien y estar descansada, despierta y con buen cutis y poder madrugar y no llegar tarde y con la lengua fuera al instituto.
  4. – No bajar la guardia y continuar todo el año con la “operación bikini”, que luego se acumula y no hay quién recupere. Practicar deporte los fines de semana.
  5. – Hacer limpieza de cajones y retirar todo lo de cuando era pequeña, libros incluidos.
  6. – Enamorarse de una vez, y que no sea de un actor de cine, que sea de verdad.

Me doy cuenta que toda la lista está relacionada con los hábitos y rutinas, con la fuerza de voluntad y la obligación antes que la devoción.

En fin. Nos comentaba esta amiga que se proponía  de nuevo lo de empezar el curso con buen pie. Sin arrastrar y acumular tareas y esperaba  conseguirlo, porque habrá cosas que no sean muy importantes, pero decidir hacer algo y luego no cumplirlo le dejaba un sabor a derrota que no le gustaba.

¿La entendéis y sabéis de lo que habla? Os dejo este vídeo, que habla del “otro año nuevo”, pero los propósitos son los mismos.

http://www.youtube.com/watch?v=uEqBqbTLKjI&feature=player_embedded

¡¡¡Que sí, que ya nos hemos enterado de que comienza el curso!!!

Hoy una chica de 16 años nos ha llamado algo fastidiada, porque se siente bombardeada por los medios de comunicación acerca del comienzo de curso… He aquí sus palabras.

“Llevo varios días con una extraña sensación y al final he conseguido darme cuenta de lo que era: la depre porque se acaban los calores, los tirantes y las sandalias.

Pero ahora estoy indignada. En radio, prensa y televisión, en la panadería y entre las personas mayores, sólo se oye hablar estos días del gran notición: “atención, atención que llega el estrés posvacacional”.

Parece que ha acabado la crisis del mundo y lo único que importa es que hay gente que se estresa cuando tiene que volver al curro.

Vuelta al cole-eskolarako itzulera

A mí me parece normal que se estresen, pero creo que lo hacen contagiándose unas personas a las otras, de tanto darle vueltas al tema. Pues claro que sí. Se acaban las vacaciones y hay que volver a la vida normal y muchas personas no quieren. Yo pienso que no saben (o no pueden) disfrutar de su curro y de lo que hacen y por eso lo llevan tan mal. Dice mi ama que ella suerte tiene por currar y que no piensa quejarse (demasiado).

Me doy cuenta que quienes estamos en la adolescencia nos pasa algo parecido y hablamos del comienzo del curso todo el rato y en términos de horror, sufrimiento, desolación y catástrofe. Y ya me cansa y me niego a pensar que el estado normal del ser humano sea el sufrimiento o anclarse en la queja. Me recuerdan a esos niños y niñas que se pasan el día diciendo a todo “¡Qué asco!”, “¡qué rollo!”.

Han sido tres maravillosos meses en los que ha dado tiempo a muchas situaciones nuevas: primeros amores, primeros desamores, aprender nociones básicas de cocina de supervivencia, conocer gente nueva, horas al aire libre, horas de tele y ordenata…. Como si hubiera estado en el paraíso y ahora volver a meterme en el aula…, con los profes… da mucha pereza, la verdad.

Pero por otro lado, tengo ganas de ver a mis colegas, que a la mayoría no los veo desde junio…Y estar el  grupo de nuevo y contarnos todo lo que hemos hecho…

Además, este año empiezo bachiller y aunque no me encante estudiar, hay asignaturas nuevas que tengo ganas de conocer desde hace años.

Y que esto no se acaba, que aún quedan unas cuantas fiestas a las que ir y al final también llegará el momento en que me apetezca ponerme la ropa de invierno y disfrutar en el frío…

Me indignaba al principio porque todo ese malestar que me rodea me influye y me ataca y no quiero que me devore, porque yo quiero avanzar hasta la siguiente casilla….¡¡¡aunque no sé si va a haber suficientes despertadores en casa para los primeros días!!!

El Nuevo Curso y sus “Películas”

vuelta al cole

A buen seguro que son muchas las chicas y chicos que, en estas fechas, ya están empezando a darle vueltas al hecho de que, en breve, dará comienzo un nuevo curso académico. Quien más quien menos estará pensando sobre qué compañeros y compañeras tendrá este año en clase, quién será su tutor o tutora o cuán difícil serán las mates a lo largo del nuevo periodo escolar.

Y es normal y nos parece bien que así sea. El problema es que también hay chicos y chicas que, a la hora de montarse esas películas, se ponen en lo peor y, de alguna forma, este tipo de pensamientos provocan, en muchos casos, que ya acudan al primer día del instituto con una predisposición negativa.

En estos últimos días, hemos recibido dos llamadas a nuestro teléfono 116.111 en ese sentido. La primera de ellas era en relación a un chico que este año comienza el bachillerato. Una nueva etapa que, al parecer, aborda con nerviosismo e incertidumbre desde el punto de vista académico. Le preocupa si será muy difícil, si suspenderá, si el profesorado será más exigente, etc… Obviamente, desde Zeuk Esan le hemos dicho que currar va a tener que currar pero le hemos tranquilizado (y nos ha tranquilizado) cuando nos ha dicho que llega a este curso con una nota media de 9. Es decir, que siga en esa línea y seguro que no tiene problemas.

La segunda llamada tenía que ver más con un aspecto social. Se trataba de una chavala de 13 años que este año inicia el curso en un nuevo centro, en un nuevo instituto. En consecuencia, esta chica va a aterrizar en un aula en la que, en principio, no va a conocer a nadie. Muy lógica, con todo, su preocupación. Como en el caso anterior, le hemos tratado de tranquilizar y le hemos dicho que, en la medida de lo posible y siendo absolutamente normal su inquietud, espere acontecimientos, es decir, que no tiene porqué ponerse en lo peor y pensar que nadie la va a hablar porque lo más probable es que esto no ocurra y porque, al no saberlo, no tiene por qué montarse esa película.

Esta orientación, en definitiva, es perfectamente válida para los dos casos. O sea, vale que la chavalería le esté dando ya vueltas a cómo van a empezar el nuevo curso pero, en la medida de lo posible, que no vayan con ideas cerradas, que no se monten expectativas rígidas y que, en definitiva, disfruten de las sorpresas que, a buen seguro, traerá este nuevo año escolar.

Sea como fuere, el Equipo de Zeuk Esan estará encantado de escuchar a todas aquellas chicas y chicos que estén comiéndose la cabeza al respecto y estará encantado de desearles a todos ellos un FELIZ CURSO 2014-2015!!!

Amigos de verano, amigos de verdad

Aquí os compartimos  las palabras de un chico que nos llamó la semana pasada al 116111.  Me gustó la historia y los valores de amistad de las que nos habló. Más o menos fue así:

“¡¡¡Por fin me voy al pueblo!!! Aunque este año al principio no me hacía mucha ilusión, ahora estoy encantado, porque esta vez va a ser diferente: me llevo a mi amigo Víctor.

Es uno de mis mejores amigos y le he hablado mucho de toda la cuadrilla del pueblo. De cómo es cada cual, de las salidas en bici que hacemos, de los chapuzones y risas en el río gélido que pasa muy cerca, de la chica con la que siempre he soñado… Quiero que conozca esos rincones que yo conozco desde pequeño, donde teníamos aventuras, donde nos juntábamos a contar chistes, donde nos escondíamos, donde nos dimos el primer beso…

La cuadrilla del pueblo es muy especial. Sus padres y madres y los míos tienen una buena amistad desde que éramos pequeños. Por eso somos cuadrilla, porque nos sacaban a pasear de pequeños a todos y todas en grupo (como no se cansan de repetir “los viejos”).

Pero eso no es lo especial, sino que cada cual somos de una madre y un padre diferentes, vivimos en distintas partes de la península, alguien nació fuera de ella y por eso también somos de todos los colores, y nos llevamos de maravilla. Estoy seguro de que si viviéramos en la misma ciudad, las cosas no serían iguales, pero cuando llegamos allí, es como si cada cual pudiera ser él mismo, ella misma, como que no necesitas mantener la máscara de todos los días. Lo que tenemos es amistad de la de verdad y me gustaría que Víctor viera y compartiera eso conmigo.

Lo malo va a ser que va a tener que compartir también a mi padre, mi madre, mi hermana, mis tíos, mi abuelo y a mi abuela, los follones de la comida y el cuarto de  baño único pero amplio. ¡Compartir mis amigos con él bien se merece un poquito de incomodidad!”

Bailar y besar

Este post de hoy va a ser un poco diferente, porque seré yo quien os pregunte y,además, pediros opinión. ¿Sobre qué?  Ahora lo vemos.

Ninos_bailando_muralesyvinilos_23676844__Monthly_XL

 

 

 

 

 

 

 

 

Llamó el otro día una chica muy molesta, porque no entendía el comportamiento que había tenido un chico con ella.

De vacaciones, fue a una discoteca de un sitio turístico. Entró  con sus primas. Estaba emocionada ¡¡¡Iba con las mayores a un sitio de moda!!!.

No sé si estaréis de acuerdo, pero la mayoría de las personas vamos a las discotecas  a bailar y a relacionarnos con otras personas y no siempre en ese orden. A pasarlo bien con amigos y amigas, eso sí. Esta chica nos comentó que un chico la sacó a bailar. Ella dijo que sí, porque quería bailar, conocer gente nueva… y a eso vas a la disco!!!  Pero al terminar el baile, el chico se abalanzó sobre ella sin previo aviso a por su “pago”: un beso a tornillo con lengua como en las pelis. Esta chica le dijo que no. No le conocía, ni siquiera  sabía su nombre y entre ellos sólo había ocurrido un baile sin más. ¿Acaso ella le había dado a entender otra cosa?

“Es la costumbre, baile y muerdo-respondió él.

”¿Quééééé´?“¿Costumbre dónde?”-dijo ella

“En todos los sitios niña, que si no quieres jugar, mejor no te pongas a bailar”-él

Indignadísima se fue donde sus primas, que la explicaron la situación.

Hay personas que como en algunos sitios  está  de moda,  lo hacen. Muchas otras creen que es una maniobra de cuatro aprovechados, que si les dices que no, se enfadan  y te montan un numerito para que te mueras de vergüenza y muchas otras personas nunca han oído hablar de esta costumbre!-le explicaron

Esta chica nos explicaba las razones de su enfado: bailar y disfrutar y conocer gente es algo que la apetece mucho, pero ahora tiene que ir pendiente y atenta, -preocupada-, de las intenciones de las otras personas. Ella piensa que el baile es un convencionalismo que te permite acercarte a la otra persona e ir conociendo gente nueva, y quién sabe, quizá acabar con un beso, pero no (palabras literales) “que se te acerque cualquier baboso que lo único que quiere  es un morreo y le das igual tú y lo que pienses…¡¡qué pasa!!, ¿que hay que pagar peaje?”-nos dijo

¿Conocéis situaciones como estas? ¿Habéis tenido experiencias similares? ¿Qué opináis?

Lo que está claro es que nadie te puede obligar a dar un beso si tú no quieres. Siempre puedes negarte, lo mismo que puedes aceptar, pero tú decides, no hay moda que obligue a nada que no quieras.

Y por supuesto  ¡¡¡A disfrutar bailando!!!

El Botellón según…

botellonNo estamos especialmente acostumbrados a recibir llamadas a nuestro teléfono 116.111 referidas a la práctica del botellón entre la gente joven. Alguna que otra ha habido al respecto, pero ha sido más en la línea de pedir consejo porque alguien se ha pasado bebiendo y querían saber qué hacer con él o ella.

El caso es que hoy las personas que atendemos el servicio Zeuk Esan nos hemos preguntado cómo sería una conversación telefónica sobre este tema en función de si la persona que llamase fuese adolescente o persona adulta, ama o aita… Imaginando e imaginando nos han salido algunas reflexiones o preguntas.

Así, si nos pusiéramos el “traje adulto” nos imaginamos cuestiones como éstas:

¿Nos preocupa realmente que nuestros hijos e hijas, que la chavaleria practique botellón?,¿ las madres y padres, podemos hacer algo?, ¿somos conscientes de las consecuencias que puede acarrear esta práctica?

¿Hacen las autoridades algo al respecto?, ¿es suficiente?, , ¿se debería prohibir terminantemente el botellón en la calle o se debería habilitar un espacio concreto en las ciudades (como algunas ya hacen) para que lo hagan?

¿ Si se prohíbe este tipo de consumo en la calle, se debería prohibir también el consumo de alcohol en terrazas o el clásico poteo de los mayores por la calle?

Pero, ¿qué nos diría la chavalería si tratase de dar respuesta a estas cuestiones?, ¿qué reflexiones les surgirían a ellos y ellas? A lo mejor dirían que tomar una cerveza o una copa en un bar sale carísimo y que con la paga que reciben pues no les da.

Asimismo, puede que se preguntasen sobre qué es lo que realmente molesta del botellón al mundo adulto: ¿que beban?, ¿que se emborrachen o que armen ruido, dejen todo sucio, griten, etc… ?

Y, en Zeuk Esan nos imaginamos a las chicas y chicos ofreciendo respuestas del tipo “también los adultos podían mirarse ellos a sí mismos, verse cuando salen de un txoko, verse cuando van de potes por la calle”… Algo que, dirían, es que lo han “mamado” desde “txikis”,  ya que el ocio familiar ha consistido, muchas veces, en ir a la calle de los bares… O nos dirían que pensemos en celebraciones como bodas y demás. Dirían a los adultos, en definitiva, que no se sorprendan tanto porque “echen litros”, porque esto de consumir alcohol lo llevan viendo toda la vida…

En fin, ahora nos gustaría no imaginar tanto y leer vuestros comentarios al respecto ¿Qué opináis del fenómeno del botellón?